La traducción es mucho más que simplemente reproducir el mismo texto en la lengua de destino. Es importante transferir correctamente el contenido del texto original al documento traducido. Es necesario utilizar la terminología y el estilo específico del sector al que pertenece la documentación a traducir. También se debe tener en cuenta el público al que se destinará la traducción. De ahí la importancia de seguir un proceso de calidad que permita garantizar que se han tenido en cuenta todos estos parámetros antes de la entrega de una traducción.

A continuación expongo el procedimiento de trabajo que sigo en todos los proyectos de traducción con el fin de ofrecer un servicio de calidad: